Happiseta "amarte"

No te olvides de amarte. Acuérdate de amarte. Remember to love yourself. Ricordati di amarti… ésta se irá presentando en todos los idiomas. ¿Y por qué?

De entrada nos puede parecer que no nos olvidamos ¿verdad? Pues nos olvidamos de nosotros mismos mucho más de lo que deberíamos. Mucho más. 

Es más, en muchas ocasiones, incluso nos dejamos últimos. O ni tan siquiera nos dejamos. Mirar por uno mismo no es ser egoísta, no es ser egocéntrico. Mirar por uno mismo es ser como deberíamos ser todos.

En mi caso, desde hace tiempo mi primera opción soy yo. Y es que, ¿cuántas veces habrás escuchado la frase “si no cuidas de ti, nadie va a hacerlo como tú”? Existen mil y una versiones de esta frase; no obstante, todas llegan al mismo puerto. El timonero de tu vida eres tú. Quien tiene que cuidar del barco para que no se hunda eres tú. Quien despliega las velas y cuida de ellas para poder navegar en las mejores condiciones, eres tú.  Los vientos no los controlas, pero el timón sí. 

Incluso en los mejores momentos de tu vida debes acordarte de ti. 

Acuérdate de amarte cuando los otros también te amen. Acuérdate de amarte cuando te gustes. En muchas ocasiones, cuando menos nos amamos es cuando mejor estamos. Por ejemplo, en una relación. En los inicios. Todo es bonito, alegre, emocionante… y aunque no nos apetezca hacer una cosa la hacemos porque lo que queremos es estar a su lado aunque lo que nos proponga no nos guste demasiado. Supongamos que esta propuesta se alarga en el tiempo hasta que llega un día en que dices “no”, que ya lo has hecho en muchas otras ocasiones, y que ahora ya no. Evidentemente, la persona que tienes a tu lado no entenderá nada. “Pero si llevas tiempo haciéndolo, ¿qué mosca te ha picado ahora?Lo hacía porque a ti te gustaba, pero a mí no me gusta….” Y en la mayoría de los casos termina en una discusión. Si el primer día se hubiese dicho que “no”, se hubiese hablado, se habría encontrado otra solución. Durante este tiempo, tú has sufrido por una cosa que te has causado tú mismo. Todo, todo, todo, absolutamente todo, se puede hablar en esta preciosa vida. Y así poder llegar a un consenso.

Este es sólo un ejemplo de olvidarnos de nosotros mismos cuando mejor estamos. Desde mi punto de vista, en muchas ocasiones, es más difícil aprender de una situación positiva, porque a nuestra mente, al estar en “on”, le parece que todo es bonito. Pero todo “on” termina en “off”, y viceversa. 

Y, por supuesto, acuérdate de amarte cuando los otros no te amen. Acuérdate de amarte cuando no te gustes. Acuérdate de amarte cuando no tengas ganas de levantarte a las seis de la mañana para ir al gimnasio. Acuérdate de amarte cuando no te veas bien. Acuérdate de amarte cuando peor estés porque será cuando más te necesites. En definitiva, acuérdate de amarte cada día de tu vida

Al inicio hacía la pregunta de por qué se irá presentando en diferentes idiomas, y la respuesta es que se quiere que esta happiseta navegue por todo el mundo timoneada por el amor. Por la felicidad. Porque todo el mundo debería acordarse de amarse, de respetarse, todos los días de su vida. Esta será la happiseta turista. Será la happiseta más viajera.  

 

Yo ya me amo, yo llevo el timón de mi vida ¿y tú?

 

Muchas gracias

Coral

 

#hazteFelizConLaHappisetaAmarte

 

 Los productos "amarte" son

nosotras, nosotros, otras cosas bonitas

 

 

 

Fecha de nacimiento 18.01.2015