Happiseta "latidos"

Esta happiseta nació al describir qué significaba Coraliness para mí, Coral. ¿Qué es lo que quería transmitir con este proyecto? ¿Por qué había decidido llevarlo a cabo? ¿Por qué mucha gente me decía que me formara para ser coach? Yo quiero "ser el coach" que te tiende la mano para que tu mismo "seas tu propio coach". Y esta happiseta también nació a raíz de diferentes conversaciones. 

Resumido en una frase, desearte que los latidos de tu corazón sean de sonrisas es desearte la felicidad plena. Es desearte que siempre te sientas feliz. Es desearte que siempre estés contento y que, si alguna vez no lo estás, sepas encontrar el lado del aprendizaje (de lo positivo) de esta vivencia.

Hace unos días fue el cumpleaños de una amiga. Junto con otra tenemos un grupo de whats en el que estamos nosotras tres. Pues bien, le pregunté a la del cumpleaños qué tal estaba, y me contestó: “Hoy muy feliz”. Y yo le dije, "¿sólo hoy?" Y me contesta que sí y que tiene días más felices que otros. Yo vuelvo a contestar con el emoticono de la policía mujer. Y claro, me responde que qué quería decir con eso. Y les digo, a las dos, en tono de broma, que yo era la policía de la felicidad. Que mi misión era detectar a las personas que no sonreían cada día y multarlas para que lo hicieran. Que su condena sería sonreír en mayor o menor medida en función de su (no)felicidad. Hablamos un rato más del tema, pero las tres terminamos con una sonrisa en nuestro corazón. 

Otro día, con otra amiga, hablábamos de cómo vivimos la vida. ¿Lo que hacemos es realmente vivir?, ¿Estamos aprovechando realmente todas las buenas oportunidades que nos ofrecen? E infinitas preguntas más. Pero yo le insistia en que ella tenía que hacer un cambio en su vida. Le dije que estaba atrapada en un huracán. Que había aprendido a vivir dentro de la tempestad y a luchar contra los vientos, mareas, lluvias... Pero que detrás de este huracán BRILLABA EL SOL. "Ojalá pudiera mostrarte que brilla el sol". Me respondió que "sí, sí", pero era "no, no". A la semana siguiente le dan una muy mala noticia. Entre otras muchas cosas le dije "Esta mala noticia te dará la vida". Olajá hubiese podido mostrarte yo que brilla el sol y no lo que le sucedió. Pero, evidentemente, su vida ha cambiado por completo a mejor. Ahora su corazón sí que late con una sonrisa. Ahora sí que observa cada día que brilla el sol.

Pero en estos y otros muchos casos, lo ideal sería que no tuviésemos que llegar a extremos negativos para darnos cuenta que la vida hay que vivirla alimentándonos con el sol, no aprendiendo a luchar contra la tempestad.   

Además, si nuestro corazón está latiendo con una sonrisa, aceptar lo que nos está sucediendo, sea bueno o no tan bueno, será mucho más cómodo vivirlo.

La vida es maravillosa y, si la vivimos con los latidos de nuestro corazón bombeando sonrisas, será mucho, mucho mejor.  

Y tu corazón, ¿cómo bombea?

 Muchas gracias

Coral

 

#hazteFelizConLaHappisetaLatidos

 

 Los productos "latidos" son

nosotras, nosotros, otras cosas bonitas

 

 

Fecha de nacimiento 23.02.17